CARTA DEL PRESIDENTE

Eduardo Rivacoba

Estimada Afición,

El pasado mes de junio de 2018, la Junta Directiva que tengo el honor de liderar, terminamos la gestión de nuestros primeros cuatro años al frente del Club. En ese momento, hicimos un ejercicio de reflexión acerca de continuar otra legislatura o dejar que sean otros quienes continúen este camino. Aunque por todos es conocido los innumerables sacrificios que hay que estar dispuestos a realizar para gestionar un Club de Fútbol, debiendo conciliar esta dedicación con profesión y/o familia, y con un carácter absolutamente altruista, debo aseguraros que:

  • Nuestra decisión fue más fácil de lo que puede parecer, al sentirnos unos privilegiados por tener la oportunidad de representar a una Entidad Deportiva que lleva el escudo y los colores de nuestra Noble Villa.
  • Así como nuestra decisión fue rotunda y exenta de dudas, ya que continuamos con la ilusión de nuestro primer día en el Club, de cara a poder cumplir con el apasionante reto de aportar nuestro granito de arena para seguir haciendo crecer a nuestro Club, a sabiendas de la enorme responsabilidad que nos supone estar a la altura de sus 110 años de historia y teniendo muy presentes tanto el legado que nos dejaron los anteriores gestores, como el alto grado de exigencia que impone nuestra leal afición.

Tras este párrafo introductorio, permítanme hacer un repaso por los 4 pilares que sostienen con tanta firmeza nuestro Club, haciendo una breve mención a pasado y sentimiento que nos debe guiar en el futuro. Estoy convencido de que la lectura de estas líneas la podemos aprovechar bien para entender al Club y su Junta Directiva, o bien para tener todos conciencia de dónde venimos, a dónde queremos ir y cuál es el mejor medio que hemos elegido para llegar.

  • En el aspecto económico somos una Entidad ejemplar para el mundo del fútbol y esto es gracias al escrupuloso cumplimiento de todos nuestros compromisos y a los esfuerzos que venimos realizando para la adaptación de nuestra gestión a los nuevos tiempos y al acatamiento de las nuevas exigencias que ello conlleva. En este caso, el sentimiento de responsabilidad nos debe llevar a no escatimar esfuerzos para continuar por esa senda, lo cual nos permitirá seguir mejorando la imagen de credibilidad que todos los estamentos del mundo del fútbol tienen de nuestro Club.
  • En el aspecto deportivo contamos con un Equipo que atesora unos resultados deportivos al alcance de pocos. Con el valor añadido de que las victorias de nuestro Equipo se están cimentando en el compromiso con los valores del Deporte y del Fútbol. Lucha, entrega, trabajo infatigable, generosidad en el esfuerzo y espíritu colectivo, donde el equipo prima sobre las individualidades, forman parte del ADN de nuestro Equipo. Debemos trabajar para seguir fomentando ese sentimiento. Por una parte, es el mejor camino que podemos elegir para ser “el equipo más fuerte entre los fuertes”, conseguir el ansiado ascenso a 2ª B y lograr que, definitivamente, nuestro Equipo se afiance en esa ilusionante categoría. Por otra parte, lo consideramos nuestra obligación, en el cumplimiento de la responsabilidad con la que nos ilusionamos de proyectar esos valores a los jóvenes que estamos formando diariamente en las categorías de nuestra Cantera del Fútbol Base. Queremos formar jugadores, con el sueño de que un día formen parte de nuestro primer Equipo, y elegimos hacerlo por el camino de forjar deportistas y personas.
  • En el aspecto social tenemos la suerte de contar con una numerosa Masa Social, que es la fuente de inspiración principal de esta Junta Directiva, ya que somos conscientes de que sin vosotros el Club no podría ser lo que es. Siempre respetuosos con el rival, comprensivos con la junta y pacientes con cuerpo técnico y jugadores, sois el claro ejemplo del significado de la expresión amor a unos colores. En nuestro espíritu debe prevalecer la intención de hacer llegar a los más jóvenes ese sentimiento de orgullo de pertenencia a un Club, de manera que tengamos asegurado el legado de los más veteranos.
  • En el aspecto logístico contamos con unas instalaciones muy prácticas para su uso y en continua renovación, dentro de nuestras posibilidades, donde adquiere un papel estelar La Florida. Nuestro campo, con un césped que es la admiración de todos los que nos visitan y con un sistema de iluminación a la altura de los campos del fútbol profesional, inspira fútbol, y así es reconocido, hasta tal punto de convertirse en uno de los motivos por el que jugadores y técnicos quieren pertenecer al Portu. Lejos de tener la tentación de acomodarnos en áreas de confort, debemos inspirarnos en el espíritu de mejora continua y no cejar en el empeño de adaptar nuestro maravilloso campo a las nuevas exigencias que nos traiga el deseado crecimiento de Equipo y Club.

Mi compromiso como presidente no es otro que mantener estos pilares. Nuestro reto como club, debe ser huir de conformismos y seguir luchando por la consecución de nuevos retos y objetivos, ya que debemos ser conscientes de que nos encontramos en un deporte y un hábitat donde la competitividad es un axioma de partida. Para finalizar, permítanme que les pida que nos ayuden a conseguirlo de la mejor de las maneras, que no es otra que hacerlo defendiendo y respetando los valores del deporte y de la sociedad. Nuestra obligación, en definitiva, es la de todos y todos juntos seremos más fuertes.

Reciban un cordial saludo.

El Presidente.